GUIOMAR

Foto GuioEn una ocasión me invitaron a hacer esto mismo, comentar cómo se había encaminado mi carrera profesional en unas jornadas para jóvenes estudiantes de Sociología, en aquella ocasión me pudo el pánico escénico y decidí no ir, ahora vuelvo a tener una oportunidad y saldo mi deuda con ese alumnado que a punto de finalizar la carrera se ahoga en un mar de dudas.

Cuando estudié Sociología, en la Complutense, supe desde el primer día que no me había equivocado. Iba a clase encantada de la vida, siempre pensaba que todo aquello que estaba aprendiendo lo debería de saber todo el mundo, es así como me pasaba las horas con mis amistades contando teorías sobre el cambio social (mis favoritas) o luchando contra el mito de que las encuestas no son representativas.

Cuando acabé la carrera, pensé: “¿Y ahora qué?”. He de señalar que en mi último año hice unas prácticas en una empresa de recursos humanos, donde descubrí, que ese campo no me motivaba en absoluto y la Sociología me valdría para mucho más. Conseguí posteriormente una beca en el departamento de Antropología Social, he de confesar en estas líneas que en el ecuador de la carrera, pensé en la posibilidad de pasarme a esta otra disciplina que tanto me maravilla, pero la cuestión es que hablé con un profe de la universidad que me dijo que acabara primero Sociología y luego fuera a por la Antropología. La historia que acabé la carrera y ese sueño que tenía no lo cumplí y con el tiempo fue perdiendo fuerza.

Es verdad que una de las salidas que se me plantearon fue la de quedarme en la facultad, es decir, doctorado, tesis y en un futuro profe, pero la verdad es que la universidad no iba conmigo, ni la universidad ni el rollo que se estila en los departamentos, así que esta opción la descarté. Entonces para no agobiarme mucho me fui de España, a vivir ese Erasmus que nunca me atreví a hacer. Si no os habéis ido de Erasmus, se recomienda altamente salir del país por lo menos un año, y más si eres sociólog@.

No sólo es una experiencia increíble sino que además aprendes muchísimo, y sobre todo te ayuda a relativizar. Mi verdad, la verdad de España no es la verdad universal, hay muchísimas verdades y todas son válidas, dependerá del contexto. Señalo llegando a este punto que viajar en el mejor de los aprendizajes e invertir dinero en ello es una de mis pasiones.

Tras vivir mi pequeño Erasmus, volví y pensé que era la hora de especializarme en algo, revisé aquellas asignaturas que a lo largo de la carrera me habían marcado especialmente y recordé Sociología de las Relaciones de Género y Antropología de Género. Así que me inscribí en la Universidad de Granada en un postgrado de Género e Igualdad de Oportunidades.

A lo largo de ese año, descubrí que aquello que había aprendido en la carrera podría valerme para cambiar las cosas. La cultura es aprendida y por tanto puede cambiarse. Aquel momento fui crucial para mi posterior vida profesional, se asentaron mis propios principios y valores y supe en aquello en lo que querría trabajar.

Así que volví a Madrid y tras llamar a la puerta de un millón de asociaciones de mujeres, donde me daban una palmadita en la espalda y me decían que muy bien, pero que “estaba muy verde” (palabras literales), tomé la decisión de hacerme voluntaria de unas de aquellas entidades y así no sólo demostrar mis conocimientos teóricos, sino además aprender y aprender que era lo que más anhelaba.

Y así fue como un día en aquella asociación me contrataron tras unos 4 meses. Así  comencé mi carrera profesional convirtiéndome en una experta en proyectos de igualdad y prevención de violencia de género y donde aprendí todo lo que hoy sé, incluido un nuevo comando de Word al día.

De la mano de una compañera del trabajo comencé a sumergirme dentro del maravilloso mundo de las TICs, Tecnologías de la Información y la Comunicación, y ahora sigo ahí cruzando mis dos variables favoritas: Género y TICs.

El uso de estas herramientas es una de las estrategias que podemos utilizar para el empoderamiento de las mujeres y ¡de ahí al cambio social!

No olvidéis que a través de la sociología muchas son las combinaciones para encontrar un trabajo, lo importante será que os motive personalmente y que ponga en práctica aquello que habéis aprendido.

Atentamente:

@guiomontes

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: