MANU

ManuSupongo que como tod@s los de mi promoción he construido una trayectoria variopinta, sobre todo porque no existían entonces ofertas (y menos ahora) de “se busca sociólog@”.

Durante el último año de carrera, en esos momentos de incertidumbre “de-que-voy-a-hacer-con-mi-vida-y-con-esta-licenciatura” tuve la inmensa suerte de hacer prácticas no remuneradas en una consultora para luego enlazar, antes de terminar la carrera, con un contrato a tiempo parcial como evaluador de programas en una ONG local a la que había contactado previamente para hacer un trabajo de una asignatura. Sí, hay vida más allá del campus.

Más tarde, la consultora en la que hice prácticas me llamó y conseguí un curro “de verdad” como investigador. Cosas del networking. Tuve la suerte de estar en el sitio adecuado en el momento preciso… y de currármelo mucho y estar siempre muy motivado, ¡ digo yo! Estos trabajos surgieron por casualidad porque yo en el fondo quería dedicarme a la cooperación al desarrollo y pirarme a África así que surgió la oportunidad de irme un año a trabajar como becario en la Oficina Comercial de la Embajada de España en Dakar (Senegal) asesorando empresarios españoles de cómo hacer negocios allí, nada que ver con lo que había hecho hasta ahora, pero me lié la manta a la cabeza y fui con muchas ganas de aprender, y si que aprendí todo eso que no aprendes en la carrera.

Aún no entiendo muy bien por qué me escogieron, pero si hay algo que me ayudó fueron los idiomas. Durante la carrera nunca dejé de estudiar francés e inglés en la escuela oficial de idiomas, buscar erasmus nativos con los que practicar los idiomas… chapurreaba francés de aquella manera, pero fue suficiente para irme a currar a un país francófono.

La experiencia en Senegal, país en el que al final estuve 3 años, fue el inicio de 6 años en África en países como Mali, Níger, Nigeria o Zimbabwe trabajando para el Gobierno de Canarias, la Comisión Europea, think tanks o como consultor independiente. Durante mi experiencia en África, y con las ideas más claras de lo que quería hacer profesionalmente, me tomé un respiro para hacer un máster en Economía Política Internacional pagado con mis ahorros en una universidad inglesa, con lo que terminé de pulir mi inglés (y pulirme mis ahorros) pero me ayudó a entrar en instituciones que hasta entonces me parecían “out of my league” dentro del campo del “international development”.

Si hay algo que he aprendido en estos años es que la carrera es sólo un primer paso para luego irte especializando, aunque hay que ser polivalente al mismo tiempo, cosa que en España aún cuesta entender. Durante estos años he conocido gente que hacía más o menos lo mismo que yo, y cierto, hay muchos economistas, abogad@s e ingenier@s, pero también licenciad@s en químicas, traducción e interpretación, ambientales… como dicen por ahí hay que “think out of the box” y valorar más la actitud y la trayectoria vital o profesional que la carrera en sí. Se acabó eso que nos decían nuestros padres de ser abogado y ejercer como tal toda la vida. Una carrera no tiene salidas, las salidas profesionales se las busca uno.
Finalmente decidí regresar a Europa (con la que está cayendo) y actualmente trabajo en París para una consultora multinacional americana de ingeniería como responsable de proyectos de apoyo institucional, desarrollo económico y del sector privado en varios países africanos.

Por cierto, mi familia y amigos nunca entendieron muy bien que era eso de la Sociología… ahora tampoco entienden muy bien a qué me dedico. Pero están tranquilos porque pago las facturas a fin de mes.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: