MARÍA

María CortijoEstudié Sociología en la Complutense. Cómo llegué allí, pues creo que por nada especial, me llamó la atención y me aferré a la idea de estudiar algo que me provocara curiosidad, sin pensar en el más allá ni en las salidas. Y eso que durante esos años, (corría el 1999 cuando comencé la universidad), lo que se estilaba era aquello de “estudia informática o ingeniería que sales colocada fijo”… En fin, yo hice Sociología y nunca he parado de trabajar de lo “mío” (lo de estar colocada es otra cuestión) y ésta es mi experiencia en un campo poco conocido, el campo de las Políticas de Igualdad.

Disfruté mis años de carrera, conocí gente increíble en la “fakul” y así llegó el momento de acabar, con toda la prisa de “yo me saco mi carrera año por año” y el gran momento “¿y ahora qué?”. Como no tenía ni idea de qué se podía hacer siendo socióloga, me fui un año a vivir a Holanda, a pensar y a aprender inglés y holandés (een beetje, un  poquito). Y aquí vino mi inspiración. La experiencia vital de estar fuera, currar en trabajos muyyy precarios, y otras experiencias personales me hicieron darme cuenta de que yo, desde pequeña había tenido una pasión y una sensibilidad especial hacia un tema particular: las desigualdades de género. Me di cuenta que durante toda mi vida y sin saberlo, yo había sido feminista. Así que volví a España decidida a especializarme en Políticas de Igualdad. Corría el año 2005 y empezaban a desarrollarse las nuevas legislaciones en materia de igualdad y a proliferar las primeras formaciones superiores sobre el tema, así que hice un máster.

Lo acabé y empecé a trabajar como educadora haciendo talleres de sensibilización sobre igualdad en colegios e institutos de Madrid. A los pocos meses comencé a trabajar en una fundación y desde ahí, realicé más acciones de sensibilización en institutos, y empecé a contribuir en el diseño y ejecución de diversos proyectos sobre educación e igualdad. Cada vez iba aprendiendo más cosas y adquiriendo más experiencia como técnica de proyectos. Siempre he visto el trabajo de técnica de proyectos como muy “sociológico” porque para diseñar, ejecutar y evaluar proyectos hay que tener la óptica y la perspectiva global que aporta la Sociología. Además para justificar la necesidad de los proyectos, hay que hacer pequeñas investigaciones sociales con los grupos con los que trabajamos para estar siempre al día de las opiniones, creencias y actitudes, sólo así los proyectos serán acertados y eficaces.

Posteriormente, cambié de ciudad, realicé otro máster y tuve la oportunidad de trabajar en otras entidades, siempre tercer sector, siempre fundaciones, donde me acerqué a la implementación de las políticas de igualdad en las entidades privadas, es decir, aprendí a hacer planes de igualdad para empresas. Esta experiencia profesional me aportó mucho, porque implicó tener que formarme en gestión de organizaciones, estrategias para la mejora de los equipos de trabajo, sistemas de calidad EFQM, etc… una pasada. Desde entonces tengo una visión mucho más completa y me llaman especialmente la atención cómo se organizan las entidades para que su gente trabaje, y cómo, dependiendo de las estrategias y de cómo se sistematicen los procesos, se funciona mejor o peor, se trabaja “a gusto” o poco cómodxs.

En la última entidad que trabajé, que no era específica de temas de igualdad, yo era coordinadora general de proyectos, y mi función era, además de presentar proyectos de toda índole para conseguir subvenciones, aportar una visión global y diseñar una planificación estratégica de mejora para las áreas de la entidad. Pero claro, yo soy una mujer, y además joven, y además con bastante experiencia a mis espaldas, y además, (no me ha quedado otra),  me muestro segura y empoderada en el trabajo. Conclusión: de coordinadora de proyectos, no sé muy bien cómo, mi jefe consideró que yo debía pasar a la recepción y ofrecer mi mejor sonrisa a las personas que se acercaran a la entidad buscando información.

Ahora, cosas de la vida, he vuelto a poner todas mis energías en los proyectos de igualdad e imparto formación sobre implementación de políticas de igualdad y prevención de violencias de género. ¡Ah! durante todos estos años estoy perfilando una tesis doctoral sin financiación ninguna en la que voy avanzando a pequeños pasitos pero que, estoy segura, algún día verá la luz.

Mientras tanto, no sé dónde iré currando, aquí y allá, pero sí me he dado cuenta de que siempre ha habido en mi desarrollo profesional una pasión: el feminismo, y una mirada y unas herramientas: las de socióloga. Y con esas dos herramientas se pueden inventar miles de cosas. Y en ello estamos. Son tiempos para la imaginación.

Por eso, también, desde hace un año monté con unas amigas este proyecto asociativo, Equiláteras, para soñar y construir en conjunto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: